Entradas Antiguas‎ > ‎2010‎ > ‎

Tapas 2010, La Crónica

Menú de tapas
Un año más, y ya van tres, se ha celebrado el encuentro de tapas: "Tapeando en Nigüella". El día fue el sábado 28 de agosto, aunque para los que colaboramos en la organización del encuentro comenzamos con los preparativos el viernes por la tarde.
El año pasado unas 1.000 tapas resultaron ser un tanto escasas por lo que el objetivo fijado de unas 2.000 tapas hizo que una profusa cesta de la compra llenase los maleteros de varios vehículos. Poco antes de las 19:00h del viernes comenzaba el desembarco de viandas, recipientes y demás enseres en el Ayuntamiento y en nuestra afamada peña, que a la postre sería cuartel general de otras cuatro factorias de elaboración de tapas.
Para este año se había decidido realizar el encuentro en la plaza, excelente decisión, si el tiempo lo permitía y el tiempo estaría a la altura de la decisión. Enchufar cámaras de frio, sincronizar relojes y mañana por la mañana bien temprano haremos equipos para ir elaborando la gran variedad de tapas pensadas para este encuentro.
organizando el equipo
Dicho y hecho, al día siguiente y entorno a las 9:30 de la mañana, ya había dos equipos trabajando: uno haciendo tortillas variadas en el granero de Marta y otro, algo más numeroso, haciendo tapas variadas en La Pezonería.</p>Conforme la mañana iba ganando en luz, el equipo que trabajaba en nuestra peña aumentaba en efectivos y con ellos la velocidad de creación de tapas, no en vano al final de la mañana habríamos superado las 700 tapas.
Entre tanto, la ALOG-69 centraba sus esfuerzos en las infraestructuras, una vez más los tableros y caballetes a cuestas, por fortuna ahora se encuentran en el Ayuntamiento y esto suaviza el esfuerzo.  Entre tanto, iríamos ideando como debía ser la óptima disposición de mesas, sillas y barra de bebida para que la confortabilidad fuese la óptima tanto para comensales como para improvisados camareros.
Chef Tieso y Chef Zorrilla
Por aquello de que la estrategia es arte militar, bien lo sabe todo el mundo, nuestro ínclito compañero de fatigas Carlos, propuso y, con alguna leve discusión, fue aceptado de buena gana una organización de mesas que resultaría cómoda y práctica a la vez, añadiendo espacio tanto a personas como a tapas, que otros años han pasado algún momento de apretura antes de ser devoradas, las tapas digo.
Dispuestas las mesas y casi finalizada la mañana, todavía quedaba un momento para refrescar el gaznate antes de ir a comer, ¡Ni con estas se perdona el vermú! Refrescos para todos y quedamos a las 16:00h. En apenas 3 horas más habríamos de hacer más del doble de las tapas que ya habíamos hecho en la mañana.
De nuevo por la tarde, el equipo de La Pezonería ahora ya con abundante personal comenzó el esprint final con gran entusiasmo y los responsables de la logística habrían de encontrarse con un gran contratiempo, una de las cámaras de frio no funcionaba correctamente y la bebida no se había refresacado nada. Rápidamente hubo que trasladar algunas unidades de dicha bebida a arcones congeladores y neveras particulares, bueno en realidad a un arcón congelador y a una nevera de nuestro guía espiritual.
Aprovechamos así para bajar el equipo de audivisuales con el que estaba programado realizar una proyección de varios videos de fiestas de San Lorenzo de años pasados, muy pasados: 1990 y 1991.
El equipo de La Pezonería con un ritmo frenético no dejaba de elaborar tapas. Se unió en casa de los tatos otro equipo que inmediatamente comenzó a realizar montaditos varios.
Poco más tarde, en la peña La Herrería, un par de chefs sin par: "Chef Tieso" y "Chef Zorrilla" (viéndolos no me extraña que el Bulli quiera cerrar en el 2012, tiembla Ferran Adríà que vamos en serio), daban cuerpo a unas migas que harían las delicias de unos y otros.
Haciendo paella
No obstante faltaba el equipo que en casa de Lorenzo daría vida a uno de los platos estrella de las tapas, una paella de marisco digna de admiración. Angelita y Patri, ahora sin el Lorén, serían las encargadas de hacer el milagro.
Cuatro equipos trabajando a la vez, unas treinta personas en total deambulando de aquí para allá cortando los últimos flecos antes del pistoletazo final: Cholas, pollos, zorrillas, tiesos, monges, mollejas, jotas, tatos y otros muchos arrimaban el hombro para llegar a la hora señalada con puntualidad británica.
La hora se aproximaba y el menú quedaba cerrado, a saber:
  • Morcilla frita: 66 uds
  • Pincho de salchicha con bacon: 182
  • Mejillones con tomante: 40
  • Tortilla de patata: 59
  • Pincho de boquerón con oliva: 70
  • Pincho de mejillón con oliva:49
  • Pincho de palito de cangrejo con huevo cocido de codorniz: 27
  • Mejillón picante: 22
  • Chorizo frito: 45
  • Pincho de chipirones: 23
  • Chorizo a la sidra: 75
  • Cariocas fritos: 63
  • Tortilla de longaniza: 49
  • Tortilla de bacalao: 60
  • Filete de anchoa sobre tomate en cama de pan: 62
  • Queso de rulo con confitura sobre rebanada de pan: 141
  • Ensaladilla georgiana: 50
  • Pimiento, jamón y huevo de codorniz frito: 43
  • Anchoa sobre pan untado con queso azul:  79
  • Batido de mejillón con atún difuminado en t ostada de pan: 50
  • Montado de palito de cangrejo: 175
  • Montado de jamón batido: 120
  • Revuelto de setas: 49
  • Callos a la madrileña: 29
  • Migas
  • Paella
En total, más de 1.900 tapas y raciones que esperábamos fuesen suficientes para nuestro incondicional público.
General de tapas
Alcanzada y superada la hora de la cita, el personal empezó a acudir  no en avalancha, como en otras ocasiones, sino en un gotéo que facilitó  la labor de servir y repartir los manjares.bl
Se habilitó una mesa  en la cual dos preciosas damas vendían los tiques que a precio de 1,5€  daban derecho a dos consumiciones, de tapa o de bebida.
El  personal, adiestrado en el momento, adquiría sus tique, pasaba por la  barra de bebida y posteriormente por la macrobarra de tapas y raciones.  Algunos con unos platos que no se los saltaba un gitano, otros pudieron  pasar solamente con alimento líquido.
Gran éxito tuvieron las  migas de los chef arriba nombrados y la paella de la Patri, que en mesa a  parte servían raciones dignas del mejor de los restaurantes, doy fe de  ello porque probé ambas cosas y el acabado era inmejorae.
Parecido  calificativo tendrían el resto de las tapas, tanto en calidad como en  abundancia. Esta año si que nadie se podría quejar de quedarse con las  ganas.
Poco a poco las tapas, raciones, migas, paella, ...; fueron  consumiendose y la gente saciada de comer apuraba un poco más en la  barra de la bebida. Mientras tanto, y para la jornada fuese festiva del  todo, un bingo, cantado por Fermín y por Carol. Nos temíamos lo peor  cuando las bolas del bingo empezaron a caer desde el balcón del  Ayuntamiento, donde se cantaba el bingo, hasta el suelo de la plaza, ya  tenemos el lío otra vez montado. Al final sin problemas, la línea,  varios tiques para tapas, para Angelita y el bingo, un estupendo lote  alimentario valorado en 80€, para nos vecinos de Mesones; todos  muy contentos y sin lios.
A eso de las 10 (22:00 diría alguno)  comenzaría la proyección de dos películas recuperadas del antiguo VHS y  soportadas ahora por el moderno DVD, una de las fiestas de San Lorenzo  de 1990 y otra de las de 1991. Imágenes que con apenas 20 años muestran  un aspecto increible del personal de entonces con ese look heredado de los extravagantes años 80.
Alguna película más menos  importante y finalmente la fiesta acabaría a las 11 de la noche. Se  recogen tableros, caballetes y la plaza en general haciendo recuento de  tapas restantes, unas 300, que se repartieron entre los que por allí  había de forma gratuita.
Un año más un gran éxito que fue  celebrado en bar hasta bien pasada la media noche, con guitarra,  canciones Mexicanas, jotas y algún bolero.
El cansancio  acumulado durante la joranada hizo que el personal se recogiese pronto  para dormir a pierna suelta con el cuerpo cansado y el corazón alegre  del estupendo día ya agotado.

Bingo
¡Atentos, que Fermín va a sacar las bolas!