Entradas Antiguas‎ > ‎2011‎ > ‎

Cumpleaños Calçotero

el postre
Mucho tiempo ha que no aparece nada nuevo por nuestra página y no es que no haya habido acontecimientos dignos de dejar registro, si no más bien lo que no ha habido han sido ganas de escribir de este humilde administrador.

Volvemos al ataque y a partir de ahora, dejando atrás esta pequeña hibernación de las neuronas del administrador, con el buen tiempo los acontecimientos y celebraciones van a jalonar el calendario y con ellos las crónicas que con más o menos acierto aparecen en nuestra página web. Comenzaremos por una celebración, un cumpleaños.

Aunque éste no es el primer cumpleaños del año que solemos celebrar, si que es el primero al cual acude bastante personal y la juerga es mayor, debido a que se celebran varios cumpleaños a la vez, este año cuatro.
discusión

Los cumplidores nos habían preparado para el día una comida a base de picoteo y solomillo de cerdo y una cena al más puro estilo catalán, calçots a la brasa.

Unos veinte comensales dieron buena cuenta del picoteo preparado. Luego un solomillo aderezado con una salsa verde espectacular hizo las delicias de los paladares más exigentes.

Para terminar, orgía de postres. Todos caseros excepto alguno cortesía de la CAI, que por eso no dejaba de sabernos a gloria; mejor que la ya clásica discusión sobre: banqueros, funcionarios, autónomos, ...; vamos que pensé que llegaban a las manos. Los marines, no precisamente los de los EE.UU, formaron una alianza implacable, al poco ya estaban tres o cuatro más enzarzados en la acalorada discusión.

Luego, el obligado café, disfrutando de una tarde radiante que animó a todos, fumadores o no, a salir a la calle a disfrutar del sol y el buen tiempo.

Como la tarde es larga y aprovechando que jugaba el Zaragoza, algunos subimos a Mesones a ver el partido, aunque a decir verdad no se ni como quedaron. Efectos secundarios de los vermús que se alargan hasta altas horas de la tarde.

Haciendo la hoguera
El final del partido nos encarriló al plato fuerte del día, los calçots a la brasa. Esta vez, según comentó el mismo Lorenzo, en una de sus famosas sentencias: "hemos acertado con el tamaño, ni muy grandes ni muy pequeños", lo que garantizó que la cocción fuese perfecta, ni muy quemados ni muy crudos. Esto junto con la magnífica salsa romesco preparada por la Patri, contribuyó una degustación espectacular de esta hortaliza. Aunque para algunos este platillo no sea santo de su devoción, "casi nada están crudos, pepe".

Siempre que se comen calçots uno de los comensales intenta batir todos los records habidos y por haber en dicha disciplina, la de engullir cebollinos. Como no podía ser de otra manera, nosotros también contamos con un aspirante a recordman. Ese día, su marca fué de 47 unidades acompañadas de salsa al unto de pan. Las secuelas, según nos comentó el valiente, se dejaron sentir al día siguiente en el servicio de su casa, aunque nos dio detalles voy a omitirlos por desagradables y resepeto al lector, solamente decir que a punto estuvo de llamar a la brigada de bomberos de Fukushima, permitanme la licencia, para que descontaminaran la casa y aledaños.

cena
Ahora si, ya hemos acabado de cenar e inspirados los "artistas" deshojan una tras otra canciones de todos los estilos: boleros, tangos, jotas, ...; haciendo bises y trises. Mas por la falta de memoria de las piezas interpretadas que por gusto del auditorio.

Quedaba rematar la noche en el bar con el consabido carfé y la digestiva y espirituosa copa. Algunos, no obstante, no contentos con el día y la noche disfrutada, todavía tuvieron tiempo de tomar alguna copa más en la peña haciendo ésta las veces de after. Otros, y no quiero citar nombres, decidieron acabar la noche tomando una botella de champán en el alto de la sierra, eso si previo paso por Rodanas, todo un clásico.

Hasta la próxima.

Morritos
"Pues yo me lo he pasao de rechupeeeeete"