Entradas‎ > ‎

Clásico Comienzo del Año

publicado a la‎(s)‎ 3 feb. 2013 10:34 por Lapezoneria de Nigüella
Ya se sabe que el hombre es animal de costumbres y para ratificar este hecho, nosotros comenzamos el año pezonero con todo un clásico, el cumpleaños en Enero de JaviJ, Atilano y un servidor.
Otros años, y así se había planificado también para éste, el plato fuerte de esta celebración eran los afamados cebollinos catalanes con salsa romesco, pero finalmente por razones de orden mayor nos vimos obligados a cambiar el menú acogiéndonos a las siempre resultonas viandas a la brasa.
Como casi siempre, el Pepe organizó las brasas y parrillas con sus propias manos (entender esto literalmente) y menos mal que vino en ayuda de los inexpertos organizadores de hogueras que con más voluntad que otra cosa se afanaban en sacar adelante un fuego con parte de defunción sellado.
Mientras tanto, y como el número de comensales era elevado, se preparaban gran cantidad de frituras y ensaladas para acompañar a los chorizos, morcillas, longanizas, pancetas y ternasco que ya pedían clemencia en las parrillas, magistralmente gobernadas por nuestro jefe de fogones.
Entorno a las 9 y media, ya estaba todo listo para que más de una veintena de comensales gozasen de carnes y embutidos hechos a la brasa, aderezados por una buena cantidad de vino y de buen humor.
Tras ponernos las botas con las carnes, llegaban los postres muchos y variados. piña batida con nata, suspiros de amante (postre típico de Teruel) y roscón de San Valero, patrón de Zaragoza ciudad, la cual nos acogió a la mayor parte de nosotros en algún momento del pasado.
Cumplida la cena, los ya también clásicos cantos regionales con guitarra incluida. Llegado este momento, siempre hay alguno que dice de cambiar el repertorio, pero  la costumbre de nuevo nos puede y todos al unísono entonamos jotas y rancheras convertidas en himno en esta peña.
De la peña, todos al bar a tomar un cafelito y preparar la orgía de peceras que a más de uno le enturbian la cabeza justo antes de irse a dormir. Peceras de las que se acordará mañana temprano cuando el agua no depurada de los hielos le provoque un terrible dolor de cabeza.
Estas celebraciones, a parte del disfrute mundano, ponen de manifiesto la excelente salud de esta nuestra peña que acoge celebraciones de propios y ajenos contribuyendo a alegrar y dar vida al pueblo algunos fines de semana. Y hablando de celebraciones de fin de semana, os recuerdo que el sábado día 9 las mujeres del pueblo celebrarán Santa Agueda con los tradicionales chilindrones, y por la noche tendremos nuestra magnífica disco-móvil, esta vez con una sorpresa de altura. Algunos prometen ir disfrazados, con eso de que estamos en carnaval, de cualquier manera ¡¡Os esperamos!! disfrazados o no.



Comments