Entradas‎ > ‎

El Loren se nos casa

publicado a la‎(s)‎ 3 jul. 2011 23:31 por Lapezoneria de Nigüella   [ actualizado el 7 jul. 2011 13:48 ]
"A cada santo le llega su día",  pues bien cierta es esta afirmación y ahora le toca el turno a Lorenzo, que se casa el próximo septiembre y coma la soltería es algo importante en la vida de las personas, de ley y justicia es que uno se despida de ella como es debido, rodeado de amigos y familiares que aprovechan la situación para salirse de la senda de la normalidad durante unas horas, horas que se pagarán a precio de oro al día siguiente de la fiesta.

Pues bien, el sábado tocaba celebrar por todo lo alto la despedida de soltero de Lorenzo, "El Loren" a partir de ahora, y a ella estaban invitados casi cincuenta,  de los cuales el grueso era de Brea, unos cuantos de Nigüella y alguno suelto para aumentar el el grupo.

Precisamente el grueso del pelotón, los de Brea, serían los que imprimirían mayor ritmo de animación al festejo, pues en en este pueblo son dados a disfrutar al máximo de los festejos, sea cual sea el móvil.

La reunión comenzó en el bar, como no, a la hora del vermú y de momento la tranquilidad era la nota dominante y desde luego fue la calma que precedía a la tempestad.

Tras un frugal vermú, nos concentramos en el parque, testigo de tantas y cuantas bacanales, para degustar una paella de tamaño familiar que magistralmente nos preparó nuestro cocinero oficial, Rafa.

Previamente, y como vermú secundario, una buena cantidad de caracoles cocinados hicieron su fiesta particular en paladares de unos y otros.

Dada cumplida cuenta del plato principal, postres, cafés y licores iban calentando el ambiente y eso ayudó a que, guitarra en mano, se interpretasen algunos inspirados aires inventados para el momento, todos ellos tenían que ver con nuestro anfitrión, conjuntamente con los ya clásicos que se pueden escuchar en cualquier momento que se reune el personal de nuestra peña.

Nos aguardaba la primera sorpresa de la tarde; a lo lejos se distinguian los sones charangueros típicos de las fiestas patronales, efectivamente, una charanga venía a amenizar esta parte de la tarde. "Las Estrellas Verdes" de Sestrica nos animaban con una y otra pieza, de esta manera iba subiendo la temperatura de la fiesta y con ella, el descontrol. Ya algunos hacían cabriolas y piruetas alrededor de cualquier artefacto que hiciese las veces de obstaculo.

Pasado un buen rato de bailes, piezas y malabarismos corporales, partimos para el pueblo por la empinada cuesta que nos conducirá a nuestra incombustible peña. Aquí nos esperaba otra sorpresa, las féminas de la peña habían engalanado "el corral" de la peña con guirnaldas y las mejores frase que Patricia ("La Patri" a partir de ahora) dedica al Loren:
  • Loren No Fumes
  • Loren, Lleida la capital de España
  • Loren, a las 12 a dormir
  • El bosque es peligroso al anochecher
  • Loren me voy a hacer caquitas
  • Loren, no te bajes los pantalones
y sin duda la frase estrella: "EL LOREN ES EL MÁS GUAPO".
Bueno, para comprobar esto solamente había que esperar unos minutos más, pues como si de una encerrona teatral se tratase, al Loren le fué aplicado un disfraz cánido con comedero con su nombre y todo, ...        YOGUI (Esperamos sinceramente que lo del soplo no sea nada).

Pues si, el queridísimo Yogui también apareció en escena y todavía más, los demás con unas caretas a lo Patri como si de pasear al perrito por las calles de Nigüella se tratase. Adelante pues, con charanga, perro y cuarentaitantas Patris, a recorrer calles y callejuelas del pueblo.
Vuelta al pueblo y parada en el bar, otra vuelta y otra vez al bar, ya se me empiezan a olvidar algunas cosas. Menos mal que las fotos dejan constancia de lo ocurrido.

A eso de las nueve y pico, ya teníamos preparada la cena en nuestra peña y aunque lo que de verdad sobraban eran ganas de beber, el alimento sólido también tuvo su parte de éxito.

Luego, música, bailes, dos altavoces rotos y quedaba la intervención tardía de los GEOS (famosa marca de zapatos de Brea, según Raúl).

Un grupo de juerguistas de élite urdían el peor de los planes para recuperar al Loren, ya en la cama recuperandose de los destrozos corporales propiciados por tan largo día de fiesta.

Plan A, un equipo de Brea atacaría directamente por la puerta de casa, pues aún quedaba alguno por acudir a la misma (no digo quien) y por lo tanto la puerta estaba todavía abierta. Allá fueron y recuperaron al Loren en pijama y aturdido pues el primer sueño siempre es el que peor recuperación provoca. El Loren, astuto como un colibrí, huyo en un descuido del equipo raptor. Pero quedaba el Plan B.

Plan B, los pocos que quedaban maquinaban el asalto final y definitivo, entrada por casa aledaña y acceso vía laberinto secreto, lleno de trampas y peligros.
A eso del rayar el alba, comienza la operación, cinco valientes acceden por la via alternativa a casa del Loren y lo vuelven a sacar del lecho otra vez en pijama, y esta vez se asegurarían de que no escapaba de La Pezonería así por las buenas.
Bien de día, todos se despedían y comentaban lo intenso y gratificante del día, el Loren ahora también se despedía antes de ir a dormir, si no seguro que vuelven a por él.
Para rematar  el relato, recordar la canción más popular de la fiesta, que fue: "Loren, Loren, Patri, Patri, Loren, Loren, Patri, Patri", alguno no sabrá ponerle música, pero lo importante es el contenido y no el continente, como dicen algunos.


¡¡¡SUERTE, LOREN!!!

Charanga en la puerta del bar