Entradas‎ > ‎

Madrugando con las celebraciones

publicado a la‎(s)‎ 23 ene. 2012 13:36 por Lapezoneria de Nigüella   [ actualizado el 23 ene. 2012 13:39 ]
Todavía el año quitándose las legañas y aquí en La Pezonería ya comenzamos con el habitual rosario de celebraciones cumpleañeras.
Del que ahora damos fe, es de uno que aunque habitual todos los años, éste tuvo especial importancia pues convergieron en él cuatro celebrantes: Atilano, JaviJ, El Agente y un servidor. Es por ello que que la peña se puso de bote en bote y tuvimos que usar la técnica de la mesa oblicua para dar cabida a todos los comensales, a la sazón casi una treintena de personas.
Como cuando se augura una gran afluencia lo más práctico es preparar un asado de ternasco con patatas, optamos por la solución fácil y decididos encargamos un ternasco el cual troceó magistralmente nuestro multifacético Alberto, lo mismo te cuenta un chiste, que te canta una jota que te corta un ternasco.
El café de la tarde sirvió como punto de partida organizativo de los preparativos siguientes. En La Pezoneria, un nutrido grupo de personas se afanaba cortando patatas, sazonando la carne a lo Soraying y sobre todo dando todo tipo de opiniones, la mayor parte de ellas no escuchadas, por cierto.
Con el asado y todo, tiramos para el horno donde presentamos dos bandejas dignas de marqués, por lo menos. Dejado el asado en manos de Vulcano, aprovechamos que el Zaragoza se disponía de nuevo a no ganar un partido para visionar el evento en el teleclú de Mesones; las teles de pago provocan otro tipo de inmigración.
Como el asado se hace en poco más de lo que dura un partido, casi casi con los silbidos finales del árbitro el ternasco entraba en esa fase en la que acaba de dorarse y las patatas quieren agarrarse al asador y hacer cuerpo con él en un torrido y jugoso matrimonio.
Como decía, terminado el partido fuimos prestos a recoger el asado mientras en La Pezoneria se encargaban de preparar las mesas y entrantes.
Nos presentamos con los dos asadores para repatir el botín entren los presentes. No cabía ni un alfiler y  la acertada cocción del platillo hizo relamerse los bigotes, cual gato, a más de uno y una. Estupendo asado y un picoteo muy acertado en calidad y abundancia, otras veces sobra de sobra.
Aprovechando de nuevo las facultades de nuestro polifacético amigo, las jotas, rancheras y canciones inventadas brotaban a borbotones encadenadas una detrás de otra. En cualquier caso, para canciones inventadas las de Raúl, no por la inventiva si no más bien por el idioma perjudicado por el embriagador licor acumulado hasta esas horas.
Transcribo aquí una canción que no se si a la novena o décima vez conseguimos saber lo que decía y en el orden correcto, ahí va:

"Soy vacilón
de la Legión,
y en todos los bares bebo mogollón,
me gusta el wisky por su antiguedad,
y la ginebra por su sequedad.
Si alguna vez
debes brindar
con Valdepeñas que es bebida nacional"

Según el , la canción de los punkies.

Justo después llegaron las tartas con velas, no las suficientes pues así a bote pronto nos hubiesen hecho falta más de 130 velas, mal asunto.
Acabada la cena, ya en el bar corrian las peceras a diestro y siniestro. Ya se sabe que el Gin-Tonic, como dice Raúl, es digestivo.

¡¡¡Felicidades a los cumpleañeros!!! y hasta la próxima.
Comments